sábado, 1 de agosto de 2015

CUESTIÓN DE ESTILO

"Hemos huido de los arquetipos que dominan el género, dirigidos claramente a un público infantil o adolescente y con un carácter marcadamente romántico (en general, Crepúsculo con ángeles caídos). Y un cierto temor que tenemos es que crean que nuestra historia es 'una más' de ese género. No es que no pueda gustar a los adolescentes, vaya por delante; creemos que sí, y mucho. Pero no sólo pretendemos atraer a ese público, sino también al adulto. Por eso no queremos caer en tópicos que muchas veces insultan la inteligencia del lector (y es lo que se suele hacer con los jóvenes). Hoy también hay una gran influencia del manga con la que tenemos muy poco que ver. Es algo generacional; nuestros caídos no tienen alas, ni largos flequillos rebeldes que les tapan los ojos, ni pelean entre una lluvia de pétalos de cerezo. Son personas, simplemente. Personas que descubren que pesa sobre ellas una maldición por algo que hicieron en el origen de los tiempos y que ya ni siquiera recuerdan. Malditas por algo que no son conscientes de haber hecho. Ésa es la metáfora de la condición humana a la que nos referíamos antes". 



Balada de los Caídos tiene más que ver con el espíritu 
del Nighthawks de Hopper que con la típica fantasía juvenil.  
El estilo, desde luego, es totalmente diferente.