Mostrando entradas con la etiqueta Let's rock (extracto del capítulo 14). Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Let's rock (extracto del capítulo 14). Mostrar todas las entradas

sábado, 7 de enero de 2017

LET'S ROCK (extracto del capítulo 14)


De todas formas, no tuvieron mucho más tiempo para discutir su situación. Casi como si un aciago destino quisiera decidir por ellos, sintieron una presencia espiritual que se aproximaba. No se trataba del ser del Abismo; eso lo supieron desde un primer momento, sino de otros caídos. Lunas. Un numeroso grupo, toda una manada, había aparecido al final de la calle en la que se encontraban, los habían divisado, y sin mediar palabra se dirigían corriendo y aullando contra ellos, como verdaderos animales. A medida que se acercaban, pudieron ver cómo –sin ningún temor, puesto que se encontraban en el corazón de su territorio y todos los mortales que había por allí, al verlos aparecer, se habían esfumado rápidamente– se transformaron: sus rostros se alargaron y adquirieron un perfil cánido; especialmente sus mandíbulas inferiores crecieron, dándoles un aspecto feroz, terrible; sus bocas abiertas, al aullar, mostraban hileras de enormes colmillos; y sus manos se crisparon hasta convertirse en garras afiladísimas. Los Luna Negra aprendían desde muy pronto a metamorfosearse de esa forma, distintiva del clan –podían agrandar mucho su osamenta y musculatura, convirtiéndose en bestias terribles–, y gustaban de hacerlo al atacar en grupo.

Se trataba de una manada de Lunas novatos, que los triplicaban en número. Era evidente por su edad e impulsividad. Blake dedujo que esos estúpidos, aparte de su juventud, ni siquiera habrían sido avisados aún, debido a la premura con que se habían dirigido a la zona. No creía que estuvieran desobedeciendo conscientemente la voluntad de Hador –siempre y cuando Hador cumpliera su palabra, otra de las certezas que Blake no tenía–. Su problema era que se enfrentaban a otros cazadores más temibles que ellos, aunque no lo supieran. Ser el más fuerte en las calles más miserables tiene ese efecto: uno se cree invencible, hasta que se topa con alguien mucho más poderoso y preparado. El equipo de Vigilantes, sin necesitar instrucción alguna, se dispuso en formación defensiva, en forma de cuña, con Nathan a la cabeza. Uno de los Vigilantes preguntó si debían matar a los Lunas, a lo que aquél contestó: «intentad herirlos solamente, pero si veis que las cosas se complican, no dudéis en acabar con ellos». Blake, desarmado y sabiéndose inútil en una situación como ésa, se colocó detrás de Nathan.

–Qué buena ocasión para llevar un arma –le dijo con evidente tono sarcástico.

–No te preocupes, Blake, no eres indispensable. Podremos fácilmente con ellos. Es pan comido. ¡Sacad vuestras armas! –gritó.

Los Lunas se acercaban muy deprisa, abarcando todo el ancho de la calle. Vieron sus colmillos y garras, así como el brillo rojo y enloquecido en sus ojos. Su ataque se basaba en el número y la fuerza, pero carecía de toda inteligencia. Los Vigilantes aguardaron impasibles para repelerlos, guardando la formación. Por muchos que fueran los Perros, tendrían que concentrarse contra la cuña defensiva, al no poder rodearla, de forma que perderían la ventaja del factor numérico; sería como embestir contra un enorme filo que los despedazaría.

Cada Vigilante sacó de su bolsillo un cilindro plateado que, al ser empuñado, se engrosó y alargó –como si de algún tipo de metal líquido se tratara– hasta adoptar la forma de un filo. Una espada, en la mayor parte de los casos; un machete o un hacha, en el caso de dos de los Vigilantes. Eran las armas que utilizaban los Vigilantes del Abismo, y a las que sólo ellos, por lo general, tenían acceso; no sólo entre los Señores, sino entre todos los caídos de una ciudad como Hellstown. Se trataba de valiosísimos artefactos arcanos, construidos por los Fabricantes con una secreta mezcla de tecnología y conocimientos mágicos y alquímicos. Al ser empuñada el arma, también conocida como canalizador, enfocaba la energía espiritual del Vigilante, que se proyectaba en ella, adquiriendo la forma que quisiera darle éste. Se trataba de una prolongación de su propio espíritu, de su voluntad. Eran las armas que los Vigilantes usaban contra las criaturas del Abismo, dado que al no pertenecer al plano material, no podían ser dañadas por nada que perteneciera a éste. Por eso los Vigilantes nunca llevaban armas de fuego. Pero las armas espirituales, como éstas, sí podían hacerlo. En cualquier caso, y aunque ése fuera el uso para el que estaban pensadas, su efecto sobre la carne –incluso la de otro ángel caído–, era devastador.

Blake, por su parte, sacó de su bolsillo una pequeña petaca en la que llevaba algo de whisky y le dio un buen trago antes de que la carga de los Lunas los alcanzara. «Un trago de valor», se dijo, y se preparó para defenderse a puño desnudo si alguno de los Lunas atravesaba la línea formada por los suyos.

Los primeros Lunas en llegar hasta la cuña saltaron como bestias sedientas de sangre sobre los compañeros de Blake y fueron literalmente partidos en pedazos. Los filos refulgieron y se tiñeron de sangre, que salpicó asimismo a los Vigilantes, los cuales no retrocedieron ni un paso. Acostumbrados como estaban los Lunas a sembrar el terror en las calles, no sabían con quién se enfrentaban en aquella ocasión. Sin embargo, la segunda línea alcanzó a los Vigilantes: Nathan, en cabeza, recibió un zarpazo en el torso que de todas formas no revistió gravedad. Otros dos Vigilantes recibieron heridas mayores, aunque pudieron seguir luchando. Pero el combate, una vez eliminado un tercio de los Lunas en la primera embestida, se había cerrado, y ahora estaban trabados en un cuerpo a cuerpo que beneficiaba a los Lunas, superiores en número y fuerza física. Uno alcanzó a Blake, atravesando la línea, pero éste pudo detenerlo, aunque momentáneamente, con un brutal puñetazo que le saltó varios dientes… aunque sólo sirvió para incrementar su ira.

Los restantes Lunas los desbordaron, y se vieron superados en una proporción de dos a uno. La situación era mala, y Nathan, aún en cabeza, aunque la formación defensiva se había deshecho, gritó a los demás que empujaran a los Lunas hacia el callejón que estaba frente a ellos, en la acera de enfrente, a poco más de cuatro metros. Si conseguían hacerlos retroceder hasta allí, anularían su ventaja numérica y podrían con ellos. Así que los Vigilantes hicieron un enorme esfuerzo, utilizando su mejor esgrima, para obligar a sus contendientes a retroceder. No fue fácil, y en el intento uno de los Vigilantes fue gravemente herido por un zarpazo en el vientre, y quedó fuera de combate; otro cayó a manos de un Luna que saltó sobre él y le mordió el cuello, seccionándole la carótida. Del lado de los Lunas, otros cuatro fueron abatidos por certeros tajos, con lo que la mitad de ellos habían muerto ya. Su ventaja se había visto drásticamente reducida.

Blake, pese a que la Piedra le impedía luchar con soltura y a estar desarmado, demostró su experiencia de décadas en el combate contra criaturas más poderosas y temibles que unos cuantos Lunas. Su oponente intentó destriparlo con varios rápidos zarpazos, que él esquivo hábilmente; en uno de los intentos, le agarró el enorme brazo rematado en garras y se lo tronchó con un espantoso crujido, desencajándole el codo. El Luna aulló, pero esta vez de dolor, y Blake pudo asestarle un certero golpe con la palma de la mano en el cuello, que lo dejó fuera de combate.

Finalmente consiguieron empujar a los Lunas restantes hasta el callejón, cuya estrechez se volvió contra ellos, al permitir combatir sólo a dos individuos a la vez. Su mayor tamaño, además, era un obstáculo para ellos, pues reducía su movilidad. Los Vigilantes formaron un compacto muro de filos y empezaron a hacerlos retroceder hasta el fondo, un muro sin salida, donde los acribillarían. Algún intento de sobrepasar ese muro de espadas terminó con una garra rebanada por la muñeca. Cuando se vieron acorralados de esa forma, y sin pensar muy bien en lo que hacían –presos del pánico resultante de verse derrotados y a punto de sucumbir–, los Lunas que quedaban se retiraron rápidamente hacia el fondo del largo callejón, derribando cubos de basura y resbalando, algunos, en la suciedad y el barro que había allí. Tal vez tenían la esperanza de encontrar alguna puerta que diera al interior de los edificios, o de poder trepar por las paredes del fondo, algo que se les daba muy bien. Los Vigilantes siguieron avanzando, a paso lento pero firme, como una línea de infantería con las bayonetas caladas.

En ese momento percibieron por primera vez, como si saliera de la nada, algo al fondo del callejón, una presencia que no era de este mundo. Algo muy poderoso. Y se detuvieron en seco.

De repente, allí al fondo, se empezaron a escuchar estremecedores y agudos chillidos –mucho peores que los gritos de dolor que los Vigilantes habían sido capaces de arrancarles– de los Lunas, acompañados de una indescriptible especie de rugido, por así llamarlo, que asustó a los propios Vigilantes. Nathan, siempre en cabeza, usó su poder de arrojar luz para iluminar bien el estrecho, oscuro y atestado callejón. Él y sus compañeros se quedaron helados cuando vieron qué era eso que había al fondo. Un par de Lunas que aún quedaban con vida, entre gritos de desesperación, corrieron hacia ellos, como si de repente los Vigilantes no les dieran miedo alguno, o en todo caso un miedo mucho menor que aquella cosa que los estaba masacrando. Éstos los dejaron pasar, atónitos. Se quedaron petrificados ante lo que veían.




Si quieres saber qué se esconde en ese callejón, lee Balada de los caídos. Puedes pedir la novela en tu librería o aquí mismo, a través de Amazon, o en tu librería online favorita. Asimismo, encontrarás contenidos, novedades, arte gráfico y muchas más cosas en nuestra página web oficial, www.baladadeloscaidos.com, y en nuestros perfiles de Facebook y Twitter. ¡Síguenos!


balada-de-los-caidos