Mostrando entradas con la etiqueta Clanes de los ángeles caídos (I). Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Clanes de los ángeles caídos (I). Mostrar todas las entradas

domingo, 26 de junio de 2016

CLANES DE LOS ÁNGELES CAÍDOS (I)

Los Señores de la Llama Eterna, apodados los Sangre Azul, son el clan de los ángeles caídos dominante en Hellstown. Blake pertenece a este clan, aunque no se siente especialmente identificado con él. Se trata de una importante familia –como también se denomina a los clanes– procedente de Europa central, desde donde una rama cruzó hace cuatro siglos el Atlántico para instalarse en el Nuevo Mundo. Consigo portaban un pebetero en el que ardía la Llama Eterna que les da nombre y es su símbolo. Según la leyenda, es fuego celestial robado por sus antepasados durante la Caída, cuando fueron desterrados por las huestes divinas del Empíreo. Desde entonces habría ardido ininterrumpidamente en la Tierra, durante eones, como recuerdo de su elevado origen... Aunque todo esto no dejan de ser mitos. Se trata de una llama multicolor, siempre cambiante, en la que el observador entrenado puede ver lo que está pasando en otros lugares, lo que ocurrió en el pasado o incluso lo que ocurrirá en el futuro. Este fuego arde actualmente en el pebetero situado en las plantas superiores de la Torre Elysius, el edificio más alto de Hellstown. Los Señores dominan la ciudad a través de una multinacional, la Elysius Enterprises, que tiene en dicha torre (conocida comúnmente como “el Elíseo”) su sede.

En el salón donde arde la Llama Eterna se reúne el Consejo, los siete Señores más poderosos, que dirigen la comunidad y dictan los destinos de Hellstown y su área de influencia. Dicho Consejo es presidido por el Alto Señor, que actualmente es Theodor, un antiguo soldado convertido en líder político tras expulsar a su predecesor, William (que era el mentor de Blake). Su mandato se ha caracterizado por desviarse de la filosofía tradicional del clan, vinculada al cultivo de la sabiduría y las artes, con una gran preocupación por mejorar el mundo de los mortales –si bien dirigiéndolos en la sombra, al margen de su conocimiento y voluntad–. Ahora, en cambio, los Señores se entregan al poder más mundano, manipulando la política y la economía mortales con fines más bien materiales. En todo este tiempo han ido convirtiéndose en un clan cada vez más decadente, y su hegemonía sobre Hellstown está en entredicho. Los Luna Negra, a los que en el pasado utilizaron como peones, se han hecho tan numerosos que les están disputando el control de gran parte de la ciudad. La tensión es tan grande en las calles que en cualquier momento va a estallar una guerra entre ambas familias.


El emblema de los Señores de la Llama Eterna:
una esfera negra envuelta en una llama dorada
con una lengua ascendente.